viernes, 25 de mayo de 2012

LA BATALLA DE LA ALBUERA


“¡Oh Albuera, campo de gloria y de dolor! / Cuando el peregrino espoleó su corcel en tu llanura, / ¿Quién podría pensar que, en breve, aquel paisaje / teatro confuso sería de sangre y de tumulto?…”
Lord Byron. “Peregrinaciones de Childe Harold”

“¿Quién podría pensar…?” se preguntaba el joven poeta inglés, recordando su viaje a través de las doradas llanuras de las tierras de Badajoz dos años antes de la batalla de 1811.
Hermoso paisaje. Cruenta batalla. Dura historia. Serena naturaleza. Generoso corazón. Infinitas palabras… Ingredientes que han ido conformando lo que hoy es La Albuera, una localidad de la provincia de Badajoz que cada año levanta la voz y recuerda su historia. Y este año más altas las voces, al cumplirse el bicentenario de la conocida Batalla de La Albuera. Una fiesta declarada de Interés Turístico Regional y que espera su reconocimiento nacional.
La Albuera se encuentra a apenas 20 kilómetros al sur de Badajoz. Se levanta silenciosa sobre un pequeño cerro junto a los arroyos de Chicapiernas y de Nogales. También la rivera de La Albuera, que da nombre a la localidad, fluye serena a sus pies. Dos puentes históricos aún hoy narran batallas, victorias, anocheceres y madrugadas.
 Los ejércitos aliados, español, portugués e inglés, se unieron contra el invasor. “De los 400 habitantes que entonces tenía La Albuera, dicen que solo se salvaron siete: el cura y seis mujeres”, cuenta un vecino de la localidad que, precisamente, en más de una ocasión ha representado el papel de sacerdote en la recreación de la batalla que se hace cada año.
Y echamos la vista atrás, a ese 16 de mayo de 1811 cuando a campo abierto se libró una batalla cruenta por el dominio que ambicionaban las tropas napoleónicas, y por la libertad que defendían los ejércitos aliados. Fue tal la destrucción que el rey Fernando VII, para ayudar a la reconstrucción del municipio, eximió al municipio de tributos y milicia durante diez años, y le otorgó el renombre de “Muy Heroica Villa”. A partir de ahí, cada aniversario de la batalla, el pueblo vuelve a salir a la calle, vestido y armado para la lucha. Es la recreación de este pasaje de la historia contado y sentido por los vecinos. Las calles sirven, una vez más, de escenario de los ejércitos contendientes. Además, una representación teatral narra las venturas y desventuras de aquella fecha.

Reunión de capitanes.

Cañonazo


¡A la cargaaa!


¡Fuegooo!


Escenas marginales


Paisana herida


Fusilero apostado


Tras una escaramuza entre las calles


Vianderas españolas
Al galope

Tras las batalla 

Abanderada

Paisana caída

Desfile.


 Es el Monumento a la Batalla el que, en silencio, nos habla. De no más de siete metros, esta escultura levantada por disposición de las Cortes de Cádiz para conmemorar la victoria sobre el ejército francés, recuerda los hechos: “A la memoria de los soldados ingleses, portugueses y españoles, que derrotaron a las tropas de Napoleón en la Batalla de La Albuera. Las tropas del Ejército Aliado, a las ordenes de los Generales Castaños, Beresford y Blake, derrotaron al mariscal Soult, que se dirigía con sus tropas hacia Badajoz, para levantar el sitio de la ciudad, el 16 de Mayo de 1811”.

https://www.facebook.com/pages/Justo-berjano-fotos/377551108929504

http://www.deviajeporextremadura.com/2013/05/09/batalla-de-la-albuera-2013-del-16-al-19-de-mayo/

3 comentarios:

  1. Me ha sabido a poco, seguro que tienes más de un centenar. Venga hombre, no seas rábano.

    ResponderEliminar
  2. Yo no he escrito rábano, yo he puesto RÁCANO

    ResponderEliminar